Ratatouille niçoise.-

lunes, 3 de agosto de 2015






El sonido de las chicharras, ocultas entre las hojas de los árboles cercanos, rompía incansablemente el silencio profundo y pesado del tórrido y sofocante verano en la campiña. Al campesino, le caían gruesas gotas de sudor desde la frente, que regaban el campo, como tímidas gotas de lluvia al desplomarse sobre la tierra de labranza bajo el sol de justicia que brillaba, despiadadamente, al rededor del medio día.

Por fin, decidió que ya estaba bien por aquella mañana, aún no eran ni las doce y el sol hacía arder su cuerpo cansado y sudoroso. Al mirar la cesta de mimbre que tenía a un costado comprobó que ya había suficientes hortalizas como para que, su esposa, hiciera ese plato de verduras que tanto le gustaba. Así, que agarró la cesta y se dirigió, entre las matas de berenjenas, hacia la casa solariega.

Al entrar en la cocina, por la puerta de atrás, una bocanada de aire fresco le iluminó la cara al ver que sobre la mesa había dispuesta una jarra llena de refrescante y aromática limonada con hierba buena, la que más le gustaba.

En la cesta traía cebollas, tomates, pimientos, berenjenas, calabacín y un fresco y aromático ramillete de hierbas de la Provenza... ¿qué más se podía pedir o qué impedía que ese día almorzaran una rica y deliciosa ratatouille?


Pilar Cabello, La Olla Vegetariana. 2015.
¿Continuará...?


Por primera vez os muestro mi "vena" literaria... aunque no sé qué os parecerá... me ha gustado y divertido mucho comenzar mi receta de hoy de esta manera, ¿qué os parece, queréis que la historia continúe... o es solo una paparruchada...? jajaja!!





En Castilla- La Mancha pisto, en Cataluña samfaina, en Mallorca tumbet, en Italia caponata... y en Francia ratatouille. Ésta es quizás la versión más conocida, por la famosa película de Disney, y la que aún me faltaba agregar a mi recetario particular... así, que como hace unas semanas mi querida hermana Concha nos deleitó con esta maravilla de plato, me inspiré para hacerla yo también.

Como ya sabéis se trata de un plato de verduras, resultante de saltear o freír en aceite de oliva unas hortalizas que se pueden cocinar todas juntas o por separado, los puristas del plato dicen que deben prepararse por separado y luego cocinarlas todas juntas en su fase final, y eso es lo que yo hice.

Como aromatizador se suelen emplear además diversas mezclas de hierbas como tomillo, romero, albahaca y orégano, entre otras, las llamadas hierbas provenzales, que tanto me gustan.

Además, como muchos platos de verduras en salsa, suele adquirir mejor sabor si se deja reposar algún tiempo y después se recalienta. Por lo que es una comida que la preparamos hoy y la podemos comer mañana o pasado mañana sin problemas, si la conservamos en un recipiente hermético dentro del frigorífico. Y cómo no... el verano es la época del año más adecuada para disfrutar de todos sus sabores y aromas juntos en un solo bocado, cuando las verduras están en su mejor momento.

La ratatouille niçoise, que es la versión que os presento, es típica y originaria de Niza en Francia y, en general, de toda la región de la Provenza, por eso se llama así. Espero que la disfrutéis y vamos ya a ponernos el mandil.

Ingredientes:



- 1 cebolla blanca.

- 3 dientes de ajo.

- 2 pimientos uno verde y otro rojo.

- 3 o 4 tomates en concassé.

- 1 calabacín.

- 1 berenjena.

- Sal, pimienta negra, hierbas provenzales. Todo al gusto. Yo puse un poco de sal, una pizca de pimienta y 1 cucharadita de las de postre de hierbas provenzales. Además, al final también le añadí una cucharadita pequeña de azúcar moreno, para regular la acidez del tomate.

Preparación:
  • Cortamos todas las verduras en brunoise (pequeños trozos cuadrados). 
  • Escaldamos y pelamos los tomates, les retiramos las semillas y los cortamos en cubitos pequeños, esto es en concassé. 
  • Prensamos los ajos con el prensa ajos. 
  • A continuación, en una sartén sofreímos los ajos y las cebollas. Cuando comiencen a transparentar añadimos los pimientos y pochamos todo junto hasta que estén casi tiernos. Agregamos entonces nuestros cubitos de tomate y las especias, además de la sal. 
  • A parte, en otra sartén u olla sofreímos con un poco de aceite las berenjenas y los calabacines. Yo las berenjenas las pelé, pues la piel está muy dura y no me es agradable al paladar. 
  • Cuando estén bien sofritas las verduras (berenjena y calabacín) las añadimos a la sartén con la salsa y dejamos cocer todo junto unos 25 o 3o minutos, hasta que las verduras estén totalmente tiernas y la salsa se vea homogénea. Probamos de sal, rectificamos si es necesario y ya la tenemos... como os dije antes, si la hacéis de un día para otro será mucho mejor. 
  • La decoré con cebollino fresco picadito y la comimos con pan de cereales estilo baguette... parecía que estábamos en la Provenza francesa, vaya... OJALÁ!!






 photo firma_zps424f3bc9.png







19 comentarios:

  1. ¡¡Siii, por favor, Pilar, tienes que continuar con la historia!! ¡¡A mi me encantan las historias!! Yo ya me he sumergido en la historia, ¡¡hasta he bebido imaginariamente de esa rica limonada con menta!!
    Y hoy además, nos traes esta magnífica ratatouille, tan rica como la de tu hermana, y es cierto que muy parecido al pisto manchego. me parece una comida ideal para este calor que no termina de darnos tregua. ¡¡Riquísimo!! Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isabel por tus palabras... muy pronto habrá una segunda parte. Besos!!

      Eliminar
  2. ¡Me encanta este plato Pilar! El nombre es lo de menos, lo importante es que es una auténtica delicia, al menos para mí, especialmente si lo prepara mi madre que le da un punto increíble.

    Y muchas veces nos lo ha servido con un huevo frito para que trago fuera menos duro para aquellos a los que la verdura no les gusta (bueno, aquel, mi hermano ja ja ja)

    Gracias por incluir en tu recetario esta maravilla

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm... a mi con huevo frito me apasiona!!! Un beso, guapa, te animo a hacerlo pronto. Ahora en verano es cuando las verduras están en su mejor momento y tienen la textura y el sabor adecuados para prepararlo. Besos!

      Eliminar
  3. Ah! se me olvidaba... ¡dale rienda suelta a tu vena literaria siempre que se te ocurra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... muy pronto habrá una segunda parte... besos!

      Eliminar
  4. ¡Oh! Que precioso relato, ya sabes que leer es mi pasión, y escribir es una frustración para mi insuperable, me encantaría estar dotada con ese don, que tu siempre has tenido, ya sabes que te lo digo siempre, me encanta como redactas la entra silla de tus post, y hoy me has dado una grata sorpresa, es un placer poder leerte y mucho mas si es con un bonito relato corto como este, no tiene final pero se intuye la felicidad causada por semejante recibimiento al llegar al hogar. Perfecto, si perfecto el relato y perfecto el plato, gracias por inspirarte en mi, que ya sabes que yo no soy maestra de nada, me encanta!!!
    Un millón de besos preciosa mía !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que eres maestra y de mucho... a mi me has enseñado y me enseñas cada día lecciones de cocina inigualables. Por lo de escribir, no digas que tú no tiene ese don, con lo que te gusta leer se nota también en tus entradillas el estilo cuidado y desenfadado, y sobretodo, el amor y el mimo con que preparas cada receta y cada post. un beso hermosa. Te quiero mucho, ya los sabes.

      Eliminar
  5. Una introducción preciosa para una magnífica receta :)
    besos guapa

    ResponderEliminar
  6. Me encanta tu vena literaria, que artista estas hecha y como no adoro la samfaina, mira que me llega a gustar lo mismo para acompañar una carne un pescado o un trozo de pan, te ha quedado de lujo, feliz verano!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Querida Pilar, creo que no habrías encontrado mejor manera de introducirnos a la receta que con semejante historia. ¡Me ha encantado! Mirá, vos, tu veta literaria ;)
    En cuanto al plato es una delicia en cualquiera de sus versiones (hasta a una la transporta un poquito a la Provence francesa y todo) y, como bien decís, el verano es el mejor momento para prepararlo porque los vegetales están en su punto ideal. ¡Qué delicia! :D
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvina... qué alegría verte de nuevo por aquí y gracias por tu visita y tu comentario tan motivador... besos, guapa, hasta pronto!!

      Eliminar
  8. A mi me ha encantado tu vena literaria (yo también la uso muchas veces... así que mi consejo es ADELANTE). Un texto precioso y que introduce muy bien.
    Esta receta es de mis favoritas...adoro la berenjena, y por extensión la sanfaina me pirra...pero también el pisto, el tumbet, la caponata y la ratatuille.
    Me ha gustado mucho como la has hecho... así que .... no tardaré en probar tu versión.
    Un beso preciosa y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Abril por tu motivación... algún otro día os sorprenderé con otra historia... yo también leí tu historia de la niña en la playa y me encantó. Besos!!

      Eliminar
  9. Que buena esta receta y que colorido vitaminas a tope .Me ha encantado tu bloc te espero esta semana con un post que va de fibras naturales para decorar, en elracodeldetall.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia por tu visita y espero que sigas viniendo cuando te apetezca, saludos!!

      Eliminar
  10. ¡Pero no nos dejes así! Esa historia tienes que seguirla o te vas a aburrir de leerme diciéndotelo! jajajaja El ratatouille lo hago bastante, pero esta versión es algo distinta a la que me suelo preparar. Así que para la próxima me marco tu receta porque buena pinta tiene un rato :) Un beso grande!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...