Torre salada de panqueques.-

viernes, 31 de julio de 2015





¡Hola a todos!

Qué rápido pasa el tiempo... ya estamos despidiendo el mes de julio, y para celebrar que ya están más cerca las tan deseadas vacaciones... os presento esta tarta que me la preparó por primera vez mi amiga Andrea, a la que quiero muchísimo y a la que echo mucho de menos, pues hace más de 5 años que se volvió a la Argentina, su país de origen.




La preparó para mi 30 cumpleaños y fue toda una sorpresa... gracias Andrea, pasamos una velada muy bonita. Ayer mismo encontré las fotos de ese cumpleaños... jajaja, qué bien lo pasábamos los cuatro juntos. Ojalá podamos viajar pronto, para vernos, charlar largo y tendido y tomar unos mates juntos... con "facturas".




La torre salada de panqueques es un clásico navideño en Argentina, pues allá es verano y hace mucho calor, por lo que todas las comidas que preparan, excepto el asado, son frías. Así, que mis amigos del otro lado del Charco sabrán de que les hablo. Para los de este lado... y más tirando al Mediterráneo, quizás sea una novedad, pero os aseguro que si os atrevéis a probarla no os dejará indiferentes y la volveréis a preparar seguro.





Ingredientes:
Para la masa de panqueques

-3 huevos

-1/2 litro de leche de soja.

-250 gr de harina blanca de trigo.

-1 cucharadita de sal.




Para el relleno salado

- Rodajas de tomate.

- Zanahoria rallada.

- Alcaparras.

- Palmitos.

- Queso blanco para untar.

- Pimientos del piquillo.

- Tomatitos cherry.

- Lechuga.

- En fin todo lo que os guste... no hay límite para vuestra imaginación: huevo duro picado, queso en lonchas, si no sois vegetarianos atún o aceitunas, etc.



Para la mayonesa enriquecida, untada entre capa y capa

- 3 o 4 cucharadas de mayonesa (en esta ocasión usé envasada).

- 1 cucharadita de mostaza de Dijon.

- 2 cucharadas de aceite de oliva.

- Ralladura de limón, perejil y albahaca secos. Toque de pimienta negra molida si os gusta y pizca de sal.



Preparación:
  • En primer lugar hacemos la masa para los panqueques, de la siguiente manera: mezclamos en un bol los huevos con la leche y la sal, después vamos removiendo con unas varillas y agregando la harina hasta completar el proceso. Debe quedar una masa más bien líquida y homogénea, sin grumos. La dejamos descansar en el frigorífico tapada con film transparente durante unos 30 minutos como mínimo. 
  • Mientras, podemos ir preparando los demás ingredientes del relleno. Lo que más nos guste. Cortamos los tomates en rodajas. Picamos la lechuga bien pequeñita, yo usé cogollos; rallamos la zanahoria, cortamos en rodajas los palmitos, también picamos los pimientos del piquillo y los mezclamos con el queso de untar y... además hacemos nuestra mayonesa enriquecida. 
  • Para la mayonesa ponemos en un bol 3 o 4 cucharadas de mayonesa, yo usé de bote, 1 cucharadita de mostaza, ralladura de un limón, pizca de sal, de pimienta, albahaca y perejil secos a gusto y 2 cucharadas de aceite de oliva. Mezclamos todo bien y con este aderezo iremos pintando los panqueques antes de ponerles el relleno por encima. 
  • Una vez ha reposado la masa de los panqueques procedemos a hacerlos en una sartén con un poco de margarina untada, como si de crepes se trataran. Con esta masa, si tenéis práctica y las hacéis bien finitas os saldrán unas 20 unidades. A mi, que no tengo nada de práctica, me salieron 14. Para este tipo de tartas saladas es mucho mejor que salgan finitas. 
  • Para hacerlas volcamos un cazo de servir sopa en la sartén, que no esté lleno hasta el borde, extendemos bien para que sea fina y dejamos dorar, levemente, por cada lado de 2 a 4 minutos aproximadamente. 
  • Una vez que tenemos todos los panqueques procedemos a montar la torre salada, que es de lo más sencillo si lo tenemos todo listo: vamos pintando con un pincel de silicona cada panqueque y poniendo arriba el relleno que nos guste; yo empecé con las rodajas de tomates. 
  • Por supuesto podemos repetir capas o poner dos de cada una si nos gusta... normalmente, este tipo de torres puede llevar de 8 a 10 pisos o más... depende de la cantidad de panqueques que os hayan salido o del relleno que tengáis. 
  • Una vez terminadas las capas. La pintamos por encima también con nuestra mayonesa enriquecida, y la decoramos como más nos guste. Es conveniente dejarla reposar en el frigorífico al menos 3 o 4 horas para que los sabores se asienten y la tarta esté bien jugosa. Una advertencia... no os paséis de mayonesa, pintarla suavemente, pues sino se pondrá muy empalagosa... jajaja!!

Os aseguro que no os defraudará y que está deliciosa.


 photo firma_zps424f3bc9.png







Calabacines luna rellenos.-

lunes, 27 de julio de 2015



No es la primera vez que publico una receta de calabacines rellenos, podéis ver otras versiones aquí y aquí; pero como están de plena temporada y me gustan tanto, hoy os quiero mostrar una versión que está inspira en la de mi suegra Doña Goya, que vive en Argentina y se llama "zapallitos rellenos". He intentado hacerla lo más fiel posible a la suya, pero como todo cociner@ cada persona le da su toque... así que aquí está una maravilla de receta que nos conquistó desde el primer mordisco...

No creáis que es complicada, para nada... quizás sí algo laboriosa, pues hay que cocer el arroz, hacer el sofrito y vaciar los calabacines, pero poniendo el ventilador a tope en vuestra cocina os aseguro que lo conseguiréis... jajaja!!






El interior de los calabacines, es decir la "carne de calabacín" que sacamos de cada uno, lo podéis añadir al sofrito, o como yo hice, usarlo para otra preparación (hice una tortilla de calabacín y patata...). Eso lo dejo a vuestro criterio, de ambas formas está delicioso.


Ingredientes:


Para el relleno de los calabacines

- 6 calabacines luna.
- 1 cebolla blanca.
- 1 cebolleta tierna (cebolla de verdeo en Argentina).
- 1/2 pimiento rojo.
- 2 o 3 dientes de ajo.
- 1 vaso de soja texturizada fina (remojada).
- 1/2 vaso de arroz para guarnición (mezcla de arroz largo y salvaje).
- Sal, aceite e hierbas provenzales para condimentar el relleno.
- Acompañar con una salsa de tomate simple (si tenéis casera mejor... yo usé ya preparada).





Para la salsa blanca (tipo bechamel vegana)

- 2 cucharadas de harina de maíz (fécula tipo Maizena).
- 1 cucharada de margarina de soja bio.
- 1 taza de leche de arroz.
- Pizca de sal, nuez moscada y pimienta negra.





Preparación:


  • Lavamos y secamos los calabacines redondos. Les ponemos una pizca de sal a cada hueco (dentro del calabacín y los dejamos reposar dados la vuelta sobre una bandeja.
  • Picamos la cebolla, la cebolleta, el ajo, el pimiento rojo... en fin todas las verdura a trocitos pequeños y los sofreímos en una sartén a fuego lento hasta que estén bien pochados.
  • Mientras, habremos hidratado la soja con el doble de su volumen de agua o caldo vegetal. Yo siempre lo hago con agua hirviendo y un cubo de caldo vegetal.
  • Cuando la soja esté hidratada, más o menos tarda media hora. La escurrimos bien y la exprimimos y la echamos a la sartén donde ya las verduritas estarán casi a punto.
  • Hervimos, a parte, el arroz como indique el envase y lo escurrimos. Entonces, en un bol mezclamos las verduras con la soja, los condimentos elegidos, la sal y el arroz.
  • Rellenamos los calabacines y los vamos poniendo en una fuente que pueda ir al horno.
  • Hacemos una bechamel vegana muy ligera y mientras vamos precalentado el horno a 180º C.
  • Para la bechamel: ponemos una cucharada de margarina de soja en un cazo y la derretimos, añadimos la leche de arroz. A parte, habremos reservado dos deditos de leche del vaso y diluimos las dos 2 cucharadas sopera de fécula de maíz bien colmadas, sal y pimienta (si la usamos) al gusto... ojo de no pasarse.
  • Agregamos la harina disuelta al cazo con la leche de arroz y vamos moviendo con una espátula o varillas de silicona hasta obtener una salsa blanca ligera.
  • Vertemos un cucharón de salsa encima de cada calabacín y al horno.
  • Horneamos a 180º C durante unos 40 o 45 minutos, hasta que al pinchar la piel del calabacín éste se note tierno, pero aún algo firme. 
Listos para ir al horno... y unos minutos después...

Espero que lo disfrutéis en familia y os aproveche. 


Asado frío de alubias rojas... en dos versiones.-

jueves, 23 de julio de 2015



¡Hola amigos!

Como vegetariana (o mejor dicho, ovo-lacto-vegetariana) debo buscar alternativas para preparar legumbres de dos a tres veces a la semana sin caer en el típico potaje de siempre, y más ahora que estamos con estos calores... 


Así que ando a la busca y captura de recetas, que a mi entender, sean equilibradas y originales. Ésta que os enseño hoy, después de haberla probado ya dos veces (en versión vegana y en versión ovo-lacto...), he de contaros que está muy rica, es muy versátil y me ha conquistado... 


Este asado de legumbres que podréis hacer de igual modo con lentejas o garbanzos, en vez de usar las alubias rojas... me ha sorprendido gratamente. Lo vi en un blog que me encanta, Stuffed At the Gill' s, y enseguida tuve ganas de probarlo, así que ahora que hace calorcito y los días son muy largos... apetece comer cosas frías y, a la vez, nutritivas, por lo que ésta es una opción diferente y estupenda. 

Lo he preparado en dos versiones la normal (con huevos y queso rallado) y la vegana como os dije antes, para que podáis también disfrutarlo los que habéis optado por no consumir ningún producto de origen animal. De ambas formas está exquisito. 


A la hora de hornearlo os recomiendo ponerlo en la bandeja para horno más grande que tengáis, pues cuanto más extendido quede, más finito os saldrá y después será mejor para disfrutarlo en sándwiches, pues queda muy jugoso y apetecible. 




Ingredientes:


Para la versión con huevo y queso





Para el asado

- 1 bote de alubias rojas cocidas (unos 400 gr).

- 1 cebolla grande.

- 1 zanahoria rallada.

- 1 taza de migas de pan molde (4 rebanadas).

- 2 huevos biológicos (o sustitutos del huevo, si lo quieres hacer vegano: 2 cucharadas soperas de lino  germinado (o lino dorado, si no encontráis el otro) molido con 6 cucharadas de agua soperas).
- ½ taza de queso rallado (opcional). No lo  pongáis si lo quieres hacer vegano. Si no usamos queso os recomiendo poner 1/3 taza de levadura de cerveza en copos y 1/3 taza de germen de trigo.
- 1 cucharadita de cebolla en polvo y otra de ajo en polvo.
- 1 cucharada de condimento vegetariano con sabor a pollo (si no lo tienes sustituirlo por un cubo de caldo vegetal).  Si usáis la levadura de cerveza y el germen de trigo, no pongáis este condimento.
- 2 cucharadas de salsa Worcestershire  (vegetariano)  o salsa de soja.
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Para la cobertura o Topping 
- 1/2 taza de ketchup.
- 2 cucharadas de azúcar moreno.
- O bien, directamente, 2 cucharadas de salsa barbacoa (vegetariana) en sustitución de los ingredientes anteriores, este es lo que yo usé).

Para la versión vegana

Preparación:
  • Precalentamos el horno a 180º C y engrasamos una fuente rectangular.
  • Escurrimos y enjuagamos las alubias rojas. Las colocamos en un bol grande y trituramos tan fino como podamos con un tenedor, o bien, en el procesador de alimentos que lo haremos más rápidamente. A mi me gusta que quede alguna alubia entera así se nota lo que estamos comiendo y no es una papilla.
  • Pelamos y cortamos en dados pequeños la cebolla y la rehogamos en el aceite de oliva hasta que esté suave y translúcida. Añadimos las zanahorias ralladas y dejamos cocinar por 1 o 2 minutos para ablandar.
  • Mezclamos las cebollas y las zanahorias con el puré de alubias. Agregamos los ingredientes restantes, excepto los de cobertura. Mezclamos bien y extendemos la preparación en la fuente preparada. 
  • Mezclamos el ketchup y el azúcar moreno y se extiende sobre la parte superior del asado. O bien, usamos solo la salsa barbacoa (esa es la opción que utilicé para la versión vegana), que también extenderemos sobre el asado. Horneamos a 180º C durante 35-40 minutos.   



Dejar enfriar y meter en frigorífico hasta la hora de servir (mejor de un día para otro). Servir en un lindo plato acompañado de ensalada de hojas frescas, con ensalada de pasta, con ensaladilla vegana, etc...

O llévalo en sándwiches con lechuga y veganesa... para un día de picnic...

Y si no puedes esperar... también queda bien en caliente acompañado de puré de patatas y verduras al vapor... Espero que si os animáis a probarlo me contéis qué tal os fue. Un saludo y hasta la próxima.



¡¡Mmm... qué rico y cuántas opciones!!





Penne de maíz con berenjena y garbanzos.-

lunes, 20 de julio de 2015





Hace poco os propuse unos ricos penne de maíz con salsa de setas y hoy vengo con con otro apetecible plato de pasta, esta vez con proteínas de buena calidad y muy sabroso. La combinación de la berenjena y los tomates,  con los garbanzos y la pasta casan de maravilla, huelen que alimentan y saben a gloria... en fin, un plato muy rápido de preparar y lleno de texturas y sabores que nos recuerdan al Oriente y Occidente... todo unido en un plato que evoca los sabores de los ingredientes más frescos y veraniegos del Mediterráneo...




Ingredientes:

- 250 gr de penne de maíz.
- 200 gr de garbanzos cocidos.
- 1 berenjena grande a cubos.
- 1 cebolla a cubos pequeños.
- 1/2 pimiento rojo a cubos pequeños.
- 1 lata de 400 gr de tomate triturado a a trozos.
- Condimentos, una cucharadita de cada uno: sal, comino, canela, orégano y 1 pimienta de cayena.
- 2 dientes de ajo y aceite de oliva virgen extra.
- 500 ml. de caldo para hervir los penne de maíz.




Preparación:
  • Ponemos a hervir la pasta en una olla con agua, sal y caldo de verduras. Debe quedar al dente. La mía la tuve 10 minutos hirviendo.
  • Mientras tanto, escurrimos bien los garbanzos y los lavamos si son de conserva. Reservamos.
  • Pelamos la cebolla, los ajos, la berenjena y los cortamos a cubos, junto con el pimiento rojo.
  • Ponemos a sofreír la cebolla y el ajo. Cuando estén transparentes agregamos el comino, la canela, el orégano y la pimienta de cayena (la mía era seca). Integramos y agregamos el pimiento. Lo sofreímos unos 5 minutos y añadimos la berenjena. Dejamos que se pochen un rato y adherimos la lata de tomate triturado.  Dejamos que se haga todo junto unos 15 o 20 minutos. 

  • Mientras nuestra pasta ya estará cocida al dente. La escurrimos y la mezclamos en un bol con un hilo de aceite de oliva. Esto evitará que al mezclarla con la salsa se apelmace. 
  • Por último, integramos los garbanzos y la pasta. Damos unas vueltas delicadamente y dejamos otros 3 o 4 minutos para que todos los sabores se integren. Entonces, ya podemos servir nuestros delicioso plato. 

Albóndigas a la jardinera.-

jueves, 16 de julio de 2015



¡Hola amigos!

Hace una semana estuve en mi establecimiento habitual donde me avituallo de las viandas que uno/a come cuando se es vegetariano, esto es: soja texturazada, tofu, harina de gluten, legumbres, harinas integrales, etc.. El caso es, que cuando le pedí a la dependienta que me diera 1/2 kg de proteína de soja texturizada, justo al lado, vi otro saco donde ponía: proteína de guisante y era tan parecida a la soja que tuve que comprar otro 1/2 kg de ésta nueva "carne vegetal" que nunca antes había probado, ni visto en ningún otro sitio, para probarla, por supuesto.

Ese día iba con mi hermana Pepa que estuvo visitando a mi sobrina Bea (su hija) una semanita y cuando veníamos en el Metro de vuelta a casa le dije: "en cuanto llegue a casa hago unas albóndigas con esta "carne picada" de guisantes, a ver qué tal..."; y fue dicho y hecho... el resultado, os cuento que inmejorable, me encantó el sabor y la textura de estas albóndigas que sin duda repetiré pronto.





Ingredientes:






Para las albóndigas
- 150 gr de proteína de guisantes texturizada (se puede sustituir por proteína de soja texturizada que es muy parecida). La proteína de guisantes es más aromática y fina que la de soja y yo diría que incluso tiene más sabor.
- 2 rebanadas de pan de molde sin corteza.
- 1 pastilla de caldo vegetal.
- Para sustituir a un huevo usaremos 1 cucharada sopera de semillas de lino molidas remojadas en 3 cucharadas sopera de agua. Cuando se haya formado una pasta fluida parecida a un huevo batido ya estará. Para dar el color del huevo le puse una pizca de cúrcuma.
- 1 cucharadita de ajo en polvo, 1 cucharadita de cebolla en polvo, y una pizca de pimienta negra. Sal a gusto.






Para la salsa jardinera

- 1/2 taza de guisantes congelados.
- 3 zanahorias medianas.
- 1 pimiento verde y 1/2 pimiento rojo.
- 1 cebolla y 2 dientes de ajo.
- 1 hoja de laurel.
- 1/2 litro de caldo vegetal. 
- Sal, pimentón dulce y aceite de oliva virgen extra.
- Perejil fresco para servir.




Preparación:

  • Remojamos la proteína de guisantes durante una 1/2 hora en agua hirviendo con una pastilla de caldo vegetal. La cantidad de agua es el doble de su volumen en seco y un poquito más.
  • Mientras se remoja la "carne picada" vegetal. Desmigamos el pan de molde y lo hidratamos con el "huevo batido" vegetal (lino+agua+cúrcuma). Agregamos también las especias.
  • Entonces escurrimos muy bien la proteína de guisantes que ya estará hidratada y la exprimimos dentro de un paño limpio o colador para que suelte el máximo posible de líquido.
  • Cuando esté bien exprimida la mezclamos con la miga de pan y hacemos la masa de nuestras albóndigas.
  • Ahora picamos la cebolla y los ajos en la picadora eléctrica o a mano en trocitos muy pequeños.
  • Después picamos los pimientos, rojo y verde. Yo también usé la picadora.
  • Sofreímos la cebolla y cuando empiece a transparentarse le agregamos los pimientos, las zanahorias peladas y en rodajas y los guisantes. Dejamos que se sofría todo junto durante unos minutos.
  • Para hacer la salsita de nuestra jardinera agregaremos a las verduras 1/2 litro de agua y una pastilla de caldo vegetal, junto a la sal y los condimentos elegidos. Si tenéis caldo vegetal casero... mucho mejor. Dejamos hervir a fuego medio durante unos 20 o 25 minutos hasta que las verduras estén tiernas. Si vemos que la salsa se queda seca agregamos un poco más de agua poco a poco, para hidratarla y que se haga una salsita espesa. Ya lo tenemos!!
  • Mientras se hace la jardinera... hacemos las albóndigas formando bolitas del tamaño de una nuez y las freímos en aceite de oliva virgen extra. Cuando estén doradas las vamos sacando a un plato con un papel absorbente para quitarles el exceso de aceite.
  • Una vez que esté la salsa y las albóndigas las mezclamos, damos unas vueltas y servimos en seguida con arroz blanco hervido, por ejemplo.
Si vais a hacer esta receta de un día para otro es mejor que guardemos la salsa jardinera y las albóndigas por separado y antes de servirlas, al calentarlas, mezclaremos ambas en la misma olla. Os aconsejo esto porque este tipo de albóndigas no son como las de carne... en cuento se mojan con la salsa se ponen muy blanditas y corremos el riesgo de que se deshagan.






Gazpacho de calabacín.-

lunes, 13 de julio de 2015




Para ELISA...

La receta de hoy, está inspirada en la de mi amiga Elisa, del blog Que no te falte un perejil. Desde que la publicó ya le eché el ojo, pues me pareció súper original e ideal para el verano, y siendo ella "la reina de los gazpachos...", cómo no iba a versionar, esta temporada, una de sus propuestas... Tengo que decir que, después de haberlo probado, bien fresquito es una auténtica delicia y para la cena nos sentó divinamente. Qué alegría llegar cansada del trabajo y encontrarte con un buen bol de gazpacho en la nevera... no tiene precio.






Ingredientes:

- 1 kl calabacines sin piel ni semillas.
- 2 rebanadas de pan del día anterior.
- 1 pepino.
- 1 pimiento verde.
- 1 cebolla y 1 diente de ajo pequeños.
- Sal, 25 ml. de vinagre de sidra de manzana ecológico y 100 ml. de aceite de oliva virgen extra. 
- Para la guarnición: todo es opcional y a vuestro gusto, además podéis cambiarlos por otros... trocitos de queso, huevo duro y trocitos de tomates (sin piel ni semillas).




Preparación:


  • Pelamos y cortamos los calabacines en cubitos pequeños. Si son muy grandes les quitamos las pepitas, si no... los ponemos enteros, pero sin piel. Remojamos las dos rebanadas de pan.
  • Pelamos y le quitamos las semillas al pepino y cortamos también el pimiento, la cebolla y el ajo. Ponemos todo junto en el vaso de la batidora, junto con el calabacín y el pan remojado.
  • Agregamos los aliños (sal, aceite y vinagre) y molemos como si fuera un gazpacho de tomate.
  • Pasamos la mezcla por un colador fino y agregamos un poco de agua fría si fuera necesario para aligerar la crema. 
  • Metemos el recipiente, tapado con film transparente, el frigorífico por varias horas para que esté bien frío a la hora de consumirlo. Se puede dejar de un día para otro, también. 


Disfrutadlo con la guarnición que más os guste.

Tortilla de verdolaga.-

jueves, 9 de julio de 2015

Rincón de Salud 23

En el diccionario de alimentos sanos de la revista Cuerpo Mente, que de vez en cuando leo para aprender más sobre nutrición, vida sana y salud encontré una reseña muy interesante sobre la verdolaga...

La verdolaga es una planta tradicional en las ensaladas griega, sobre todo en la isla de Creta, y tendría que ocupar un lugar destacado en nuestras mesas, tanto por su delicado sabor como por sus propiedades medicinales. La pena es que al crecer, muchas veces, de forma silvestre se toma por mala hierba, se arranca y se deshecha... 






Así, esta verdura silvestre es muy rica en vitamina C y ácidos grasos omega 3 (en proporción similar al pescado azul y al aceite de semillas de lino) y ha demostrado su eficacia a la hora de reducir el colesterol y tratar distintas dolencias cardiovasculares. Además, es un excelente diurético.


La verdolaga tiene el tallo rojizo y liso, las hojas de un verde brillante y carnosas y sus florecillas son amarillas. Se puede comer entera, esto es, que todo es comestible: tallos, hojas y flores.  


No os vais a creer dónde encontramos estas verdolagas... en un parque gigante que tenemos relativamente cerca de casa... Las cogimos algún domingo hace tiempo, las lavamos requete bien e hicimos dos tortillas con una rica ensalada, pan con tomate y aceite, y un zumo fresco para reponer energías tras la caminata... 



Sin pensarlo, tuvimos un almuerzo de domingo sencillo, pero a la vez espectacular...





Ingredientes:


- Un buen manojo de verdolagas silvestres bien lavadas.

- 4 huevos (2 por tortilla). Siempre uso huevos ecológicos por ser más sanos y estar libres de antibióticos y además son gallinas criadas en libertad y a conciencia. 
- 1 cebolla grande (1/2 para cada tortilla).
- Aceite de oliva virgen extra y sal.

Preparación:

  • Lavamos bien la verdolaga rama por rama bajo el grifo de agua fría y las centrifugamos en la centrifugadora para hojas. 
  • Sofreímos bien la cebolla y cuando esté doradita la dividimos en dos partes.
  • Batimos los huevos por separado, dos y dos, echamos la media cebolla sofrita y hacemos las tortillas.


Nada más fácil, rico y natural... ¿qué os parece?


Salsa criolla.-

lunes, 6 de julio de 2015




¡Hola querid@s!

Esta receta la aprendí en el blog de mi amiga virtual Silvina, Bouquet Garní Recetas, un sitio maravillo donde aprenderéis infinidad de recetas ovo-lacto-vegetarianas preparadas con mucho amor y explicadas con todo lujo de detalles... Yo me inspiré en su versión de esta popular salsa argentina, que nunca antes había comido, pero que mi marido al comerla me dijo que le trajo a la mente muchos recuerdos bonitos de su infancia, y que además, era la salsa preferida de mi suegro (ya fallecido hace 4 años), don Maximiliano. Por eso, se la dedico con todo mi cariño a nuestra familia de allá (Jujuy, Argentina).

En Argentina la usan para acompañar el asado pero, sin molestar a nadie, creo que nosotros los vegetarianos, y los no vegetarianos también, podemos usarla para cualquier plato o ensalada que se nos ocurra pues está exquisita, en serio, no os miento. Para este tiempo de verano viene divinamente para acompañar unas brochetas, unas rebanadas de pan, o unos espárragos blancos como hice yo en esta ocasión... quién se va a resistir... me parece que ninguno/a... 

Guardada en un tarro de cristal bien limpio y cerrado os durará en el frigorífico hasta una semana y cada día los sabores si irán intensificando... así que os animo a prepararla pues es muy fácil y está deliciosa.




Tradicionalmente, la salsa criolla se hace con vinagre de vino, pero como a mi el sabor a vinagre no me gusta (además es malo para nuestras arterias...)  y solo de vez en cuando uso vinagre de sidra de manzana ecológico; al ver esta versión de Silvina hecha con limón me pareció ideal y enseguida quise probarla. Os aseguro que no os defraudará, así que manos al cuchillo... pues "tenés que cortar todo bien chiquito...", como dicen en Argentina.

Ingredientes:

- 1 cebolla de Figueras.
- 1 pimiento rojo morrón pequeño.
- 1 pimiento verde morrón pequeño.
- 1 pimiento amarillo morrón pequeño.
- 2 tomates (pelados y sin semillas).
- Zumo de 1 limón.
- 125 ml. de aceite de oliva virgen extra.
- 1 diente de ajo fresco prensado.
- Sal y pimienta negra (yo no le puse pimienta).


Preparación:
  • Cortamos las verduras (cebolla, pimientos y tomates) bien chiquitos, lo más pequeño que podamos. Prensamos el ajo.
  • Mezclamos todas las verduras, el ajo prensado, el zumo de limón, el aceite, la sal y la pimienta si la usáis en un bol y dejamos macerar en un bol tapado con film transparente de un día para otro. También lo podemos poner en un bote de cristal bien limpio. 
  • Esta salsa dentro de la nevera bien tapada nos puede durar hasta 1 semana o más... Usaremos a conveniencia con lo que más nos guste.

Vamos a "Mac-Olla"!

jueves, 2 de julio de 2015

¿Quién ha dicho que la comida "chatarra" no es nutritiva, sabrosa y original?


La idea de hacer estas ricas hamburguesas, estilo inglés, me la inspiró unas fotos fabulosas que vi en el libro Comidas de Jamie en 15 minutos, un libro que sin duda os recomiendo..., pues me lo auto-regalé en mi cumpleaños, que fue en enero y recién ahora voy descubriéndolo  poco a poco... Os pongo una fotito de todos los regalitos que recibí entonces, jajaja... ya sé que diréis: "ésta, está loca... en julio nos muestra los regalos de enero...", pero así soy yo... con retraso a todas partes.



Todo lo que aparece en la mesa son regalitos: el camino de mesa, el atril para libros de cocina, los boles de sopa y el libro. Este año escapé muy bien, la verdad.

Y diréis, que si soy vegetariana cómo me puedo regalar un libro en el que aparecen recetas con carne... para mí eso no es problema, si me gusta una receta intento adaptarla a mi manera de vivir, pensar y comer... y más si se trata de hamburguesas.





Así que todo estaba surgiendo en mi cabeza mientras preparaba estas deliciosas hamburguesas, y no es porque yo lo diga, sino porque, hasta mi cuñado, que no es vegetariano y nos visita estos días en casa, recién llegado de Argentina (por tanto: comedor empedernido de carne...) me dijo que estaban INCREÍBLES!! 





Como estaba inspirada me animé a hacer también unos panecillos rústicos integrales para estas ricuras sin carne... y al final, la tan "temida" comida basura resultó ser todo un festín de color, sabor, olor y buenos momentos compartidos al rededor de una mesa...

Ingredientes:

Para las hamburguesas

- Una receta de Hamburguesas de soja texturarizada.
- Para acompañar... mostaza, ketchup, mayonesa.. etc. O la salsa que preparé yo... al igual que Jamie: un yogur de soja natural sin edulcorar y dos cucharaditas de salsa Perrins. 

Para los panecillos integrales

- 500 gr de harina integral.
- 1 sobre de levadura seca de panadería.
- 300 ml de agua.
- 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
- Una cucharadita de sal.
- Semillas de sésamo para adornar.




Preparación:
  • Preparamos las hamburguesas tal y como os enseñé hace algún tiempo. Os aviso que podemos hacer cualquiera de las otras hamburguesas vegetales que ya os he ido mostrando...
  • Ahora nos ponemos con el pan. Hacemos la masa mezclando en un bol: la harina integral, la levadura, la sal, el aceite y el agua. Hacemos una masa elástica y suave que dejaremos reposar tapada con film transparente dentro de un bol aceitedo durante 1 hora más o menos o hasta que doble su volumen. 
  • Pasado este tiempo, desgasificamos nuestra masa, la dividimos en bollos con un vaso del tamaño que hayamos dado a nuestras hamburguesas y los vamos colocando en una placa de horno cubierta con papel vegetal. A mí con esta masa me salieron 12 bollitos.
  • Los tapamos con un paño limpio y los dejamos leudar otra vez durante otra media hora.
  • Mientras habremos encendido el horno y lo tendremos precalentando a 180º C .
  • Una vez leudados nuestros panecillos para hamburguesas los pintamos con agua, y espolvoreamos con semillas de sésamo.
  • Metemos al horno a 180º C durante unos 15 o 20 minutos... hasta que estén dorados y al golpearlos con los nudillos suene a "hueco".
  • Sacamos del horno y los dejamos enfriar. Una vez fríos o tibios, los abrimos y los rellenamos con lo que más nos gusta... en este caso las burguers y todos los avíos seleccionados que más os gusten.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...