Ricotta vegana.-

jueves, 20 de abril de 2017



Con mi nuevo molde para hacer quesos en casa estoy encantada, así que si hace unas semanas os enseñaba a hacer un queso fresco vegano y saborizado con tomatitos secos... hoy os muestro una simple ricotta de texturas suave, tersa y jugosa.

La ricotta es un queso, tipo requesón, blanco, tierno, suave y algo granuloso que procede de la coagulación de la leche de vaca, En Italia es muy usada tanto en postres como en platos salado y, sobre todo, sirve para rellenos de pasta, canelones o tartas saladas... Así, que no podía faltar en mi recetario, pues es un queso fresco que me encanta, por us versatilidad y porque, además, es muy fácil de hacer, desde que me compré mi cheese maker o envase para hacer quesos en casa...




Ésta que os voy a enseñar a preparar está hecha a partir de leche de soja, limón y poco más... así que no tendréis excusa para no hacerla. Si no tenéis el molde para quesos, pues no pasa nada, con un colador bien fino también podréis hacerla sin problemas. 

Ya veréis qué rica está y pronto os mostraré alguna receta para usarla... pero si no, con unas tostaditas, unos crudités o en una ensalada quedará de lujo, también.




Ingredientes:
- 1 litro de leche de soja sin azúcar añadido. 
- 30 ml de zumo de limón recién exprimido.
- 1 cucharadita de sal.

Preparación:
  • Llevamos la leche a ebullición, cuando empiece a hervir, la retiramos del fuego, y agregamos el zumo de limón poco a poco, removiendo a la vez con una cuchara de madera.
  • Dejamos reposar la leche 30 minutos, sin tapar, para que coagule bien.  Una vez pasado este tiempo, añadimos la cucharadita de sal y volvemos a remover.
  • Colamos, primero en un colador fino y después vamos colocando nuestra ricotta en el molde para hacer quesos. 
  • La dejamso reposar en la nevera durante 24 horas, para que drene bien todo el suero. Sacamos del frigorífico, desechamos el excedente de suero y ya la podemos servir.
A que ha sido fácil, pues más rica está y no tiene nada que envidiarle a la auténtica ricotta, procedente de leche de vaca, y por otra parte... tiene muchísimas menos calorías y es pura proteína... así que más se puede pedir...




Hasta la semana que viene, sed buenos y disfrutad mucho de la vida en compañía de vuestros seres queridos.


 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Bimi.-

miércoles, 12 de abril de 2017



Sí, ya sé que es Semana Santa y que debería estar publicando una receta típica de estas fechas... pero ya lo he hecho en anteriores ocasiones con mis torrijas al horno, o mis típicas poleás de Sevilla y también las castañas en almíbar que mi madre siempre preparaba para estos días... pero como sé que son días de excesos culinarios... como no podría ser menos tratándose de fiestas, he decidido prepararos una fresca, sabrosa y rica ensalada, para desintoxicar un poco el cuerpo, de tanta procesión y capirote...

Para ello he elegido un ingrediente, en este caso una verdura, muy novedosa y que cada vez va ganando más espacio en nuestros mercados y verdulerías. Como habéis visto en el encabezado se trata del bimi... así que vamos a conocerlo un poco mejor.

El bimi se ha ido abriendo paso, poco a poco, en nuestros mercados y cocinas... yo creo que incentivado por el auge blogueril que inunda nuestras pantallas últimamente... parece que a todos nos ha dado por comer bimi y yo, claro está, también me tenía que subir al carro de esta ¿moda?

Lo cierto es que a mi, con lo que me gusta el brócoli, ya sabía antes de probarlo que el bimi también me iba a gustar... y así ha sido. Es una verdura suave, yo diría que más que el brócoli, tierna, pues se puede comer perfectamente cruda, como he hecho yo, y muy sabrosa.







El bimi se ha hecho tan popular que incluso tiene una página web para él solito... donde podréis encontrar más recetas y consejos sobre cómo consumirlo o las propiedades que contiene.

Aunque su aspecto es similar al del brócoli, no tenemos que confundirlo. Tiene un sabor más suave, como he dicho antes, delicado y dulce que el brócoli tradicional y está delicioso cocinado simplemente al vapor o a la plancha; pero yo he preferido, por ser la primera vez que lo comía disfrutar en todo su esplendor y sabor... por eso decidí comerlo crudo y en ensalada para poder dar una opinión, sin enmascararlo y al completo.
Por supuesto que os lo recomiendo y os animo a probarlo, pues es fácil de preparar y muy versátil, además de que aportará a vuestros plato un cierto toque de distinción... 
Vamos adelante pues con la receta, sin más rodeos, que hoy ya he escrito demasiado y no os quiero aburrir. 


ENSALADA DE BIMI 

Ingredientes:
- Un paquete de bimi.
- 5 o 6 fresas.
- 1/4 de pimiento amarillo.
- Un trozo de queso azul danés.
- Un puñado de frutos secos tostados y sin sal.

Aliño:
- 1 cucharada de crema de vinagre  balsámico de Módena
- 3 cucharada de aceite de oliva.
- Sal a gusto.

Preparación:
  • Lavamos, escurrimos y cortamos el bimi en trozos de 1 cm de ancho.
  • Lavamos las fresas y las cortamos en cuadraditos.
  • Lavamos el pimiento amarillo y lo cortamos en cuadraditos.
  • Hacemos la vinagreta de Módena mezclando todos los ingredientes del aliño. 
  • Rociamos la ensalada con la viangreta, tapamos con film transparente y dejamos macerar en la nevera durante al menos 1 hora.
  • Antes de servirla desmenuzamos el queso azul y espolvoreamos con unos frutos secos. Mezclamos y a comer.






Nos vemos el próximo jueves, y si os gustan las Procesiones os deseo que tengáis una buena "estación de penitencia", como se dice en Sevilla...


 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Crema de alubias con rejilla de patatas.-

miércoles, 5 de abril de 2017


5 de abril de 2017, 9.00 h, hoy os traigo una receta, casi improvisada, que me ha permitido participar, después de muchos meses sin poder hacerlo, en el reto que más me gusta Cooking the Chef. 

Y es que no podía dejar pasar la ocasión de hacerlo con un plato de mi adorado Karlos Arguiñano... un chef que prácticamente no necesita presentación, pues cada dia, desde hace más de 20 años, se instala en nuestras cocinas a través de la pequeña pantalla para enseñarnos a preparar platos sencillos, económicos y con fundamento (como bien él dice...) como éste.


Resultado de imagen de karlos arguiñano

La excusa perfecta la puso el tener en la nevera un guiso de alubias desde hacía varios días y fue dicho y hecho. Os lo recomiendo, pues podréis tener un primero o una cena en menos que canta un gallo... ya veréis, además de que está riquísimo.

Por fin, me vuelvo a reincorporar, espero que por mucho tiempo al querido reto de mis adoradas Aisha y April, las magníficas creadoras de CTC.




Sé que las alubias no gustan a todos... por eso, este plato es la opción perfecta para sacárnoslas de encima si se nos ha ido la mano y hemos preparado para todo un regimiento... jajaja!! Pero no por eso lo quiero desmerecer, pues en sí es una combinación muy agradable al paladar y que a vuestros hijos le encantará, seguro. Y si no tenéis alubias, peus hacerlo con garbanzos, lentejas o cualquier otra legumbre, pues son todas ricas y muy saludables. 





Además esta forma de llevarlas a la mesa es fantástica, pues camuflarás el verdadero contenido del plato, y harás que más de uno se coma las verduras, las legumbres y el puré sin darse casi ni cuenta... solo un detalle, al sacarlo del horno, pues lo tenemos que gratinar... sale hirviendo, jajaja, así que cuidado y no os queméis el paladar o la garganta al tragarlo... como le pasó a una que yo me sé que no tuvo paciencia para esperar a que se atemperara un poquitín. 




Ingredientes:

Para la crema de alubias
- 250 gr de alubias pintas.
- 1 zanahoria.
- 2 cucharadas de tomate triturado.
- 1/2 pimiento rojo.
- 1 cebolla.
- 2 dientes de ajo.
- 1 hoja de laurel.
- 1 cucharadita de pimentón dulce.
- Agua, aceite de oliva y sal.

Para el puré de patatas
- 2 patatas.
- 1 cebolla.
- Sal y aceite de oliva.- Perejil (para decorar).
Preparación:
  • Ponemos las alubias a remojo de víspera.
  • Troceamos la zanahoria, una cebolla, el pimiento y los rehogamos brevemente en la olla con un chorrito de aceite. Antes de que cojan color, agregamos el tomate triturado y las alubias escurridas, entonces añadimos agua hasta cubrir. 
  • Sazonamos y colocamos la tapa de la olla exprés. Cocemos las alubias de 20 a 25 minutos. Trituramos y pasamos la crema por un colador grande. Repartimos la crema en recipientes aptos para horno. Reservamos.
  • Cortamos la otra cebolla en juliana fina y la ponemos a pochar en una sartén con aceite. Pela mos las patatas, las cortamos en medias lunas (como para hacer una tortilla de patatas), y dejamos que se doren un poco. Sazonamos.
  • Ahora las cubrimos con agua y las cocemos durante 15 minutos aproximadamente. Si tuvieran  mucho líquido, las escurrimos y las trituramos con la batidora eléctrica. Dejamos templar el puré.
  • Introducimos la mezcla en una manga pastelera y adornamos la parte superior de los recipientes de crema de alubias. Introducimos en el horno y gratinamos. Podemos servir adornado con perejil fresco picadito.


Nos vemos la semana que viene... de nuevo el miércoles, pues al ser Semana Santa, me tomaré unos días de descanso, a partir de ese día... sed felices!!!

 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Vegan quinoa pudding.-

jueves, 30 de marzo de 2017



Buenos días!!!
Hoy os propongo algo rico, rápido de hacer y muy energético para cargaros las pilas al desayunar... ¿os animáis?

Este pudding es similar al arroz con leche... pero más saludable; aunque os confieso algo: soy fan absoluta e incondicional del arroz con leche que hace mi hermana Chari, la mayor. Es algo que no puedo explicar con palabras... es ponerme delante un rico bol de su arroz con leche y se me olvida la dieta, se me olvida que Lleva leche de vaca, se me olvida que tiene tropecientas mil calorías, que está hecho con azúcar blanca... etc. Está tan rico que me es difícil decir: NO.

Y, aunque no lo creáis... aún no he puesto la receta en el blog... eso tengo que remediarlo, y pronto. Así que no tardaré en "crear" mi propia versión de arroz con leche... ya veréis. Pero para ir abriendo boca os muestro esta sencilla receta de pudding de quinoa, en versión vegana y sin azúcar, que también me ha enamorado desde el principio.




Podemos tomarlo tanto para el postre como para el desayuno, pues es una preparación que nos llenará de energía para aguantar, como campeonas, toda la mañana. De la quinoa ya os he hablado multitud de veces, y todas la conocéis, pues no puede estar más en boga... La venden, ya, en todos los supermercados y, lo mejor, es que prácticamente toda la producción que encontramos es de procedencia biológica, por lo que estamos consumiendo un superalimento de primera calidad.




Si aún no lo habéis hecho, que lo dudo, probad la quinoa e incorporarla a vuestra dieta habitual, sobretodo si tenéis hijos, pues es una semilla, catalogada como cereal, que os dará mucho juego en la cocina, tanto dulce como saldada y está exquisita. 

Este pudding no os lo podéis perder, de verdad, palabra de La Olla Vegetariana... que os va a encantar. Aprovechad, además que los frutos rojos están en su mejor momento, como las fresas y tendréis un desayuno de hotel de 5 estrellas...

Ingredientes:
- 1/2 taza de quinoa.
-500 ml de leche de almendras (sin azúcares añadidos).
- 1 piaca de sal.
- 4 o 5 cucharadas de sirope de ágave o de arce.
- 1 cucharadita de esencia de vainilla (o canela, o limón...).
- Unas fresas y unas semillas para acompañar.

Preparación:
  • Lavamos muy bien la quinoa y la ponemos a hervir con la leche vegetal (yo usé de almendras), durante 15 minutos, desde el momento que llega a ebullición. Ponedla a fuego medio-bajo y removedla de vez en cuando para que no se pegue.
  • Una vez que la quinoa está lista y tierna; la retiramos del fuego y le añadimos la pizca de sal, el sirope de arce (o de ágave) id probando para ajustar el dulzor y la cucharadita de esencia de vainilla. 
  • Dejamos enfriar en la nevera y servimos con las frutas, frutos secos y semillas que más nos guste o que tengamos, en ese momento, en casa. 



La semana que viene os espero el miércoles día 5 de abril... y no el jueves como viene siendo habitual, pues después de muchos mesos vuelvo a participar en un reto que me encanta, ya veréis. 


 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Ensalada primaveral con coliflor de tres colores.-

jueves, 23 de marzo de 2017



A mi me sigue oliendo a primavera... y cada vez más; ¿o serán mis ganas de que cambie el tiempo y de que lleguen los días más largos, las tarde con más luz y que los árboles comiencen a llenarse de nuevo de brotes y hojas tiernas...? No sé, pero lo que sí sé, es que estoy deseando que este año se acabe el invierno...




Fue ver estas pequeñas coliflores en el mercado y echarlas a la cesta de la comprar, pues no podía pasar la oportunidad de preparar una ensalada de verduras frescas al vapor que llenaran mi plato y vida de coleres primaverales... así que eso hice... nada más simple, pero riquísimo. Al final hasta para un buddha bowl, riquísimo tuvimos... ¿y vosotros tenéis ganas de primavera?




Ingredientes:
- Unas mini-coliflores de colores: naranja, verde y blanco.
- Unas judías verdes redondas.
- Unas zanahorias de colres: morado, amarillo y naranja.
- Unas patatas.
- Unos guisantes (ojalá fueran frescos...) congelados.
- Un puñado de frutos secos a vuestra elección 
- Sal, aceite y limón para aliñar.
- Veganesa con semillas de sésamo (opcional).




Preparación:
  • Lavamos y cortamos en trozos pequeños, de un bocado, todas las verduras Las hervimos al vapor. 
  • Primero la coliflor, unos 8 minutos.
  • Segundo las judías verdes y las zanahorias, unos 10 minutos.
  • Después las patatas a cuadraditos, unos 15 minutos. 
  • Por último, los guisantes, unos 3 minutos.
  • Dejamos que todo se atempere, lo aliñamos ligeramente con sal, aceite y limón y lo llevamos a la mesa con espolvoreado con unos frutos secos por encima. 
  • Opcionalmente, podéis hacer una veganesa para acompañar.. 


El buddha bowl se compone de la ensalada multicolor, arroz jazmín (tipo thai) cocido, tomates secos en aceite y unas lonchas de queso hallumi a la plancha. 
Un almuerzo prefecto para un domingo en el que el sol entraba a raudales por la ventana.


 photo firma_zps424f3bc9.png


 photo firma_zps424f3bc9.png







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...